martes, 27 de mayo de 2014

Como montar en bicicleta

Otra de las cosas, importantes, que te planteas cuando te divorcias es el momento ligue, el momento en que te ves sola y piensas: joder  y ahora ¿qué? 

Después de…mequieromorirelmundosehaacabado,  una de las primeras fases es repetir una y otra vez: “yo es que ahora paso, no quiero un hombre a menos de 1 km, son lo peor, todos son iguales”  aunque yo tengo que puntualizar que  esta fase la obvié porque a mí sí me gustan los hombres y pienso que todos no son iguales y que mola tener a uno cerquita ( y si pueden ser dos, mejor) que no tenerlos lejos.

La movida es esa ¿cómo se liga después de 7 años sin hacerlo? Pensar que debes hacer cuando llegas a un bar y se te acerque algún maromo ¿de qué se habla? El estudias o trabajas ¿se sigue llevando? En fin, una historia! pero sabes que hay que hacerlo porque, chica, la vida solo es una y todos los días que pases de color gris por los rincones, son días que pierdes.
Así que, después de llorar como si no hubiera un mañana y llevar los ojos como auténticos huevos cocidos, vuelves al trabajo y solo tienes ganas de que llegue el viernes para encerrarte en casa y no ver a nadie más hasta el lunes.

Las cosas suelen salir como quieren y ese primer viernes no me preguntó…directamente ese viernes surgió por él mismo!!! Después de 8 horas de trabajo más otras tantas en un rastrillo benéfico (molamos mil porque somos solidarias) La niña de la curva nos invita a La kuki y a mí a la Petit House para deleitarnos con una prometedora? velada.

“ Chicas! Algo informal, cenita y nos hacemos un Deluxe”  eso sí,  tengo que decirlo, el vino en nuestras reuniones es uno más. Allí nos plantamos con un par de botellas, con la ropa y la cara de todo el día (creo que sobran comentarios) dispuestas a reír, llorar, hablar, criticar, fantasear…lo que viene siendo,  una terapia femenina.

El alcohol, en breve, comienza a hacer de las suyas y el momento álgido llega cuando, en noviembre (porque esto fue un viernes de noviembre) La niña de la curva decide enseñarnos su árbol de navidad,  tannnnn mono y tannnnn difícil de volver a meter en la cajita, que se queda presidiendo la entrada de la casa hasta después de reyes mientras la gata, porque La niña de la curva tiene gata, miraba ojiplática semejante escena.

Pronto, nos quedamos sin vino porque, somos muy rubias y tontas, pero bebemos como auténticos camioneros y tenemos la genial idea de abrir una botellita de cava de ese artesanal (que nos dispensa Jolie) que es una maravilla pero que nos transforma en piojos y así, como quien no quiere la cosa y por unanimidad, se decide salir a quemar la noche!

Con todo el cebollazo y la pinta gitanesca, La kuki dice: “nada que no se pueda arreglar con una barra de labios rojo Chanel y un poquito de perfume” y así fue como las 3 pencas salíamos de casa en una nube de Flor de Cerezo de L´Occitane y con los labios como dos rodajas de chorizo pamplona.

Gran noche la de aquel viernes de noviembre! dónde quedó, más que evidente, que ligar es como ir en bici y que la actitud es lo más importante para sentirte un pibón!!


Quiero seguir quemando noches!!! Porque los 35 son los nuevos 25.

8 comentarios:

  1. que me encantaaaa!!venga prepara ya el de mañana q no nos puedes dejar sin post!

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj...vivan los preparativos navideñosss...el año que viene...operación Belén !!!...Muy chulo Rousss

    ResponderEliminar
  3. Amiga, ya sabes que no necesitamos una fecha concreta de celebración....la liamos en cualquier mes del año!

    ResponderEliminar