lunes, 16 de junio de 2014

Pun-ta Ca-ní

Cuando Britany Loreal, Lakuki, Heliuss Superser y yo nos vamos a la playa, nos transformamos en la pandilla basurilla y, cada uno de nosotros, adopta un papel específico.

No se sí ya os lo había dicho pero, nosotros, bebemos un montón.

Ahora imagino a Lakuki, leyendo esto y diciendo: " oyeee no digas eso, que tampoco es para tanto" los cojones, bebemos y es para tanto y más.

Yo creo que empezar con las cervezas a las 11,30 de la mañana es de preocupar y yo siempre pregunto: " perooooo esto es malo, no?" Y la respuesta de Heliuss Superser es siempre la misma: " que va, el vino es bueno para el corazón y la cerveza para el riñón". Así que ya me quedo más tranquila y me abandono al placer de las uvas en estado líquido.

 En una de las comidas, de este fin de semana playero, decidimos que no podíamos ir a NY, nunca. Tenemos un problema y es qué, cómo os contaba antes, los 4 juntos adoptamos roles que nos impiden entrar a ese país.

Nosotros no hemos cruzado nunca el charco pero, como en todo, siempre está la amiga de o el primo Alfredo, que ha ido de viaje y por llamarse García se ha quedado retenido un rato en el aeropuerto. Así qué nosotros lo tenemos claro, no vamos, no vamos a ir nunca.

Britany Loreal y yo somos enfermos, los dos. La suya tiene cura, porque se puede cambiar de acera, pero la mía no. Yo creo que a mi me acusarían por atentar con la salud pública y ser la causante de una epidemia dermatología ( soy una mujer divorciada y tengo psoriasis).


Heliuss Superser es como un talibán y claro es que a él, directamente,  nos lo detienen pero en Barajas. No entiende que la barba tan larga es muy hipster y muy de moderno pero da mucho calor y con ella no se podrá montar nunca en un avión.

Y luego tenemos a la cuarta en discordia, Lakuki, que la pobre es negra como el tizón ( cuando volvemos de la playa, sólo le preguntan a ella como se lo ha pasado.  Sobran comentarios, no?) y entre su color de piel y un apellido bastante hispano pues no os cuento como acaba esta pobre.

Así qué nosotros nos quedamos en Pun-ta Ca-ní que es como hemos bautizado al pueblito tarraconense donde nos hemos dedicado a beber y comer.

Y hasta aquí quería llegar yo, al verbo " comer".

Britany Loreal y yo hemos decidido  que queremos adelgazar y, después de esta jartada de fin de semana,  nuestro lema es " de focas a sirenas". Con esta dieta milagrosa, en trece días, no nos conoce ni Rita. Cambia el metabolismo y en 3 años no engordas. Esto nos tiene impactadas.

No se cómo acabaremos y ni sí llegamos al quinto día porque hoy teníamos que comer espinacas y ella, por despiste, ha comprado 3 kilos de acelgas ( la cantidad no importa).

2 comentarios:

  1. Chica yo no creo que bebais demasiado.Lo que pasa es que segun con que personas te juntes es algo que se activa y una cosa lleva a la otra y sin darte cuenta te has bebido hasta el agua de los floreros y llevas un pedete majisimo....por eso a mi me encanta quedar contigo pq es lo q nos suele pasar cuando estamos juntas...deseando estoy ya leer tu blog de las proximas fiestas del torico. Madre que peligro!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues antes del torico tengo sanjuanes en Soria!

      Eliminar